Industria farmacéutica

En la industria farmacéutica, es esencial mantener un entorno estéril. Cuando se trata de aire comprimido, sólo es aceptable el aire sin aceite.

Cualquier contaminación en el aire comprimido, como el aceite, puede causar interrupciones del proceso, ceses de producción y costosas retiradas de productos, sin mencionar el coste de la reputación de la compañía. Los fabricantes sólo pueden exigir la mejor calidad de aire en todo momento... no queda otra alternativa.

Entre los usos habituales del aire comprimido en la industria farmacéutica, se incluyen:

  • Aire de proceso — aire utilizado en contacto directo con los productos para su limpieza, aireación y traslado.
  • Cilindros y válvulas de control — para controlar los equipos utilizados en el proceso de fabricación.
  • Manejo de materiales — los sistemas de bombeo de fluidos funcionan con aire comprimido en entornos volátiles sin riesgo de explosión.
  • Generación de nitrógeno — el aire se filtra por una membrana para producir nitrógeno.
  • Cortinas de aire — el aire se utiliza como cortina para crear un área limpia y segura.
  • Secado de productos — el aire se mezcla con los productos para acelerar el proceso de secado.

Además del requisito de aire sin aceite y de alta calidad, los fabricantes necesitan reducir los costes de funcionamiento y aumentar la eficiencia para mejorar sus resultados finales.

En CompAir, tenemos una completa gama de compresores diseñados para proporcionar aire sin aceite de acuerdo con las normativas de mejor calidad. Con una eficacia líder, podrá ayudarle a alcanzar sus metas.

Video thumbnail

Haga clic para ver el vídeo.