NULL

Automoción

Para producir un vehículo de alta calidad, necesita un equipo de alta calidad.

Tanto si es para aplicar pintura en aerosol a los automóviles, como para su montaje con herramientas neumáticas, la industria de la automoción depende de los compresores para conseguir un acabado de alta calidad.

Entre los usos habituales del aire comprimido en la industria del automóvil, se incluyen:

  • Inflado de neumáticos
  • Acabado de productos — para vaporizar y propulsar pintura en los componentes y armazones del automóvil.
  • Robots neumáticos
  • Corte y soldadura por plasma — para asegurar la velocidad y fiabilidad del corte y la soldadura.
  • Herramientas neumáticas — preferibles a las eléctricas, ya que son más ligeras y fáciles de manejar.
  • Aplicaciones de pintura — para accionar bombas de pintura en entornos altamente volátiles.
  • Aire respirable — el filtrado permite suministrar aire de calidad respirable.

La presencia de contaminantes en el aire comprimido puede dar lugar a un costoso desperdicio, obligar a reprocesar el producto y perder parte de la producción.

Nuestros compresores ofrecen un rendimiento y una fiabilidad inigualables, además de ofrecer el equilibrio perfecto entre calidad de aire y bajo coste de funcionamiento.